Quebrantahuesos - Ordesa - Casteret guías de montaña

Rutas Ornitológicas 4×4 por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

• UBICACIÓN:

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se encuentra situado en la comunidad autónoma de Aragón, en la provincia de Huesca, concretamente en la Comarca de Sobrarbe. Lo domina principalmente el macizo de Monte perdido, con sus tres cumbres principales, conocidas como las Tres Serols, que de oeste a este son Cilindro de Marboré (3328msnm), Monte Perdido (3355msnm) y Pico Añisclo (3254msnm), además de otras cumbres muy relevantes que superan los 3.000m., y los cuatro valles principales que nacen del macizo en forma radial, Valle de Ordesa (O-E) surcado por el río Arazas, Cañón de Añisclo (N-S) con el río Bellós, Garganta de Escuaín (NO-SE) con el Yaga y la cabecera del Valle de Pineta (E-O) surcado por el río Cinca. Además linda al oeste con la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Vignamala, que incluye el increíble valle de Bujaruelo y el Parc National des Pyrénées al norte.

• EL PARQUE NACIONAL.

Se caracteriza por la gran variedad natural debido a la diferencia altitudinal (desde los 700m, en su cota más baja, hasta los 3355m de la cumbre de Monte Perdido), a la diferente orientación de los valles y por tanto una variada climatología y a su peculiar geomorfología, por lo que exhibe a su vez una biodiversidad de flora y fauna única en un área relativamente pequeña.
Este Parque Nacional es una joya mundial única para el amante de la naturaleza, y así lo demuestran sus numerosas figuras de protección, que además de ser Parque Nacional desde 1918, ha sido declarado Reserva de la Biosfera en 1977. Diploma del Consejo de Europa a la Conservación (1988, 1993, 1998). Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1997. Forma parte de la Red Natura 2000 con la declaración de Zona para la Especial Protección de las Aves, ZEPA (1988) y Lugar de Interés Comunitario (LIC). Declarado Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala desde 1977 (Programa MaB de la UNESCO).

 

• ORNITOLOGÍA EN EL PARQUE NACIONAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO.

Proponemos una serie de rutas diseñadas para la observación de las aves más distintivas del parque. Así mismo están pensadas para que el recorrido de las mismas sea de escasa dificultad y apta para cualquier tipo de condición física incluyendo la posibilidad de recorrer los impresionantes Miradores de Ordesa en vehículo todo terreno 4×4. Contemplaremos los magníficos cortados de los valles, que son el hábitat ideal para observar el vuelo de aves tan singulares como el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), treparriscos (Tichodroma muraria), perdiz nival (Lagopus mutus) o el urogallo (Tetrao urogallus), así como otras de relevante importancia como el buitre leonado (Gyps fulvus) o el águila real (Aquila chrysaetos). Las cotas altas son así mismo refugio de aves de menor tamaño como el gorrión alpino (Montifringilla nivalis) o el acentor alpino (Prunella collaris).

También hemos elaborado una serie de rutas a través de los bosques más espectaculares del Parque donde habitan el azor común (Accipiter gentilis), el cárabo (Strix aluco) o el pito negro (Dryocopus martius) que destacan entre las especies forestales más grandes, y entre las pequeñas carbonero común (Parus major), el agateador común (Certhia brachydactyla) o el trepador azul (Sitta europea) entre otras.

Otros senderos nos conducen por las riberas de los ríos donde se encuentra aves como la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea), el mirlo acuático (Cinclus cinclus) o el martín pescador (Alcedo atthis).
Estas especies son un pequeño ejemplo de las más representativas o comunes en los diferentes hábitats que se describen, pero se constatan que son hasta 130 especies las que tienen este Parque como lugar habitual de residencia.

• RUTAS ORNITOLÓGICAS.

Las rutas están diseñadas para todo tipo de personas, edades y condiciones físicas.

Rutas 4×4.

Se realizará la ascensión en 4×4 a los miradores del valle de Ordesa situados a unos 2000m de altitud (una zona privilegiada para la observación de aves). Posteriormente realizamos un recorrido a pie de baja dificultad y sin gran desnivel visitando varios miradores ornitológicos. Aquí podremos observar las aves rupícolas más significativas del valle como son el Buitre leonado, Quebrantahuesos, Águila real, Alimoche, Chova piquigualda… sin pasar por alto la observación de grandes mamíferos en todo el recorrido como el Jabalí (Sus scrofa), Corzo (Capreolus capreolus) o el Rebeco (Rupicapra rupicapra) entre otros. En definitiva una experiencia al alcance de todos y que seguramente será difícil de olvidar.

• LAS AVES DEL PARQUE.

A continuación mostramos las características de las aves más significativas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y sus alrededores.

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).

 

La única ave osteóafaga del mundo, esto es, que su dieta se basa en la ingestión de huesos y el tuétano de éstos. En España sólo nidifica en las sierras pre pirenaicas y en los Pirineos, desde que desapareció la pareja que en el año 1.978 nidificaba en la Sierra de Cazorla. Desde entonces las cifras aquí, en la Cordillera Cantábrica y montes interiores corresponden a ejemplares aislados de jóvenes en dispersión o sin pareja. Antiguamente nidificaba en cualquier sierra con alguna cornisa, cueva o extra-plomo donde construir su nido. Tiene más capacidad de vuelo que otros grandes buitres debido a su envergadura y poco peso que le permiten aprovecharse no sólo de las térmicas, sino también de débiles corrientes ascendentes de ladera. Así en España se le ha visto volar a más de 3000 metros de altura en sus desplazamientos por las zonas de montaña en busca de alimento. Aunque es capaz de subir mucho, también está capacitado para recorrer los bosques de montaña y cualquier otro terreno de sus dominios. Se considera que los huesos constituyen el 90% de su alimentación y por ello ante una carroña es un espectador, más que actor, que observa como los demás carroñeros le preparan su comida. Si los huesos son muy grandes y no puede tragarlos los romperá dejándolos caer desde el aire, en rompederos no muy lejos del nido. Construye nidos de 175 centímetros de diámetro y 80 centímetros de altura, interiormente tapizados de pelos y lanas, en número variable de 2 a 5 poco separados y que ocupan sucesivamente, seguramente para que se desparasiten los usados en años anteriores. Actualmente la población española si no crítica si es preocupante por sus escasos efectivos, aunque el interés de organismos estatales, asociaciones y algunos particulares han propiciado una situación de lenta recuperación.

La cola romboidal es uno de los signos más significativos en los que nos tendremos que fijar para la identificación del Quebrantahuesos. El Alimoche, con el que nos podemos confundir, tiene el dorso blanco y es de un tamaño considerablemente menor. El quebrantahuesos puede llegar a tener una envergadura de 3 metros.

Águila Real (Aquila chrysaetos).

El gran Águila real tiene una amplia distribución a nivel mundial, pero su población se ha visto muy reducida en los últimos años por culpa de la actividad humana y se ha extinguido en muchos lugares donde antes era abundante. Habita principalmente en zonas montañosas y también en llanuras con algún buen sitio para nidificar. Las águilas reales son monógamas (se suelen emparejar de por vida) y construyen el nido generalmente en un saliente rocoso, con o sin extra-plomo, y ocasionalmente en árboles. Es el águila más grande de todas en de la península. Mide de 76 a 89 centímetros y 2,3 metros de envergadura alar. Caza presas de todos los tamaños: ratones, conejos, liebres, marmotas, zorros, gatos monteses, serpientes, e incluso crías e individuos viejos o enfermos de cabras salvajes, ciervos, jabalíes y rebecos y aves voladoras y terrestres. También se les ha visto atacar a lobos. Caza pequeños mamíferos como perdices y liebres que lleva al nido, generalmente situado en la parte más baja del territorio de caza, para que el transporte sea lo menos penoso posible.

 

Buitre Leonado (Gyps fulvus).

Habita en todo tipo de terrenos montañosos a excepción de bosques muy densos que sin embargo sobrevuela. Es un buitre social que cría en colonias en grandes cuevas, cárcavas o paredes rocosas con numerosas repisas y extra-plomos. Busca la comida planeando en línea a gran altura, atento a cualquier actividad de córvidos u otros animales sobre animales muertos. Mide de 96 a 104 centímetros y llega a casi los 3 metros de envergadura. Se alimenta de cadáveres de tamaño medio y grande. La puesta tiene lugar a finales de diciembre en Andalucía y hasta febrero en el resto del país.

Milano real (Milvus milvus).

La dieta alimenticia del milano real es extremadamente variada, dependiendo el tipo de alimentación de la época del año. En la temporada de otoño e invierno es básicamente carroñero. Frecuenta entonces los basureros de pueblos y ciudades en busca de desperdicios de todo tipo, por lo que se le puede localizar fácilmente junto núcleos urbanos, juntándose a veces docenas de individuos en esos lugares. Durante la primavera y el verano se alimenta de presas vivas especialmente. Da caza en esas épocas a todo tipo de invertebrados, anfibios, reptiles, algunos peces, aves hasta el tamaño de una paloma, y pequeños y medianos mamíferos hasta el tamaño de un conejo.

Rapaz relativamente grande (60 – 70 cm), de gran envergadura. Es inconfundible su silueta en vuelo por el marcado ahorquillamiento de la cola. También las manchas blancas que exhibe bajo las alas que son estrechas y largas.

Perdiz nival (Lagopus mutus).

Habita en zonas desnudas y pedregosas de alta montaña próximas a las nieves perpetuas. Nunca baja a las zonas forestales, demasiado cálidas para ella, y por ello siempre la encontraremos por encima de los 2.000 metros. Es una especie escarbadora que anda más que vuela, aunque si levanta el vuelo lo hace con soltura y belleza. Anida al abrigo de un matojo o de cualquier roca y es capaz de soportar las más duras condiciones, merced a las dos capas de plumas: las coberteras y las hipo-raquis que le proporcionan un aislamiento perfecto.

Urogallo (Tetrao urogallus).

Es una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae. Se distribuye por buena parte de la Europa boreal (Escandinavia, región del Báltico y Rusia) y en pequeños enclaves de montaña de zonas templadas como la Cornisa Cantábrica, los Pirineos y los Alpes. Biológicamente se la considera una reliquia de la era glaciar, pues tras este período la población se fue aislando en Europa a las regiones de alta montaña más frías. En España y desde 1979 se ha vedado la caza de esta especie, y desde 1986 tiene la catalogación de especie protegida aunque esto no ha supuesto un incremento en la población hasta el momento. Las gallinas ponen entre cinco y doce huevos en un hoyo en el suelo donde son objetivo fácil para el jabalí, los perros, comadrejas y el azor. Además la mortandad de los polluelos es muy alta en las primeras semanas de vida, por lo que su población ha ido disminuyendo poco a poco. Aunque la caza furtiva es cada vez más perseguida y causa menos daños, es la destrucción o alteración del hábitat natural del urogallo lo que provoca su desaparición.

El urogallo tiene un tamaño máximo de 1,10 m en los machos y 0,70 m las hembras. Se caracteriza por tener unas plumas debajo del pico en forma de barba, una cola en forma de abanico y unos tubérculos rojos sobre los ojos. Vive en zonas montañosas con bosques claros y abiertos de coníferas donde haya abundante vegetación herbácea, agua y bayas. En el Parque la encontramos en los bosques abiertos de pino negro. Suele dormir en las ramas horizontales de los árboles, lo que se hace un requisito para su presencia. El urogallo se caracteriza porque tiene una dieta estacional: en verano, se alimenta de hierba, crisálidas de hormiga, bellotas, hayas, lagartijas e incluso serpientes. En invierno y primavera, se alimenta de brotes de árboles: haya, amentos de abedul, acículas de pino y hojas de acebo. En otoño la alimentación principal es el arándano.

Treparriscos (Tichodroma muraria).

El treparriscos es una pequeña ave que se encuentra a través de las montañas de Eurasia, incluyendo los Pirineos y los Alpes. Es el único miembro del género Tichodroma. El treparriscos es mayormente no migratorio, pero se muda a alturas inferiores durante el invierno, y a veces vaga más lejos aún, usando canteras o edificaciones.Ésta es un ave de 15,5 a 17 cm de largo con plumaje sorprendentemente atractivo en carmesí, gris y negro, con un vuelo como de mariposa, además de tener la peculiaridad de trepar paredones de piedra como si fuera un ratón. Sus guaridas son inaccesibles. Su nombre común chino significa ‘flor de roca’.

Se alimenta de insectos que obtiene con su largo pico, y anida en cavidades rocosas, poniendo 4 a 5 huevos blancos rayados, que son incubados por la hembra. El canto del macho es una secuencia de silbidos.

Acentor alpino (Prunella collaris).

El acentor alpino es un ave de la familia Prunellidae visible en laderas rocosas y prados de alta montaña. En invierno, su área de distribución es más amplia, incluyendo altitudes menores. Posee la cabeza gris, el pico amarillento, las alas oscuras y una parte inferior y lateral listada, rojiza. Por la forma y comportamiento, se parece al acentor común, pero en mayor tamaño. Su nido es herbáceo, en fisuras de la roca, con 3-5 huevos que pone en dos nidadas, de mayo a agosto. Se alimenta picoteando en el suelo pequeños insectos, arácnidos, bayas y semillas. Su distribución es la alta montaña de Sierra Nevada, Pirineos y Alpes. En las cumbres del Mulhacén o Veleta, resulta llamativo su comportamiento extremadamente confiado ante la presencia del hombre. En invierno puede alcanzar la costa, aunque esto es mucho más raro.

Pito negro (Dryocopus martius).

El pito negro, es una especie de ave de la familia de los pájaros carpinteros (Picidae), que se distribuye por los bosques maduros templados y boreales de Europa y Asia. No está amenazada a nivel global, y su población se estima entre 1.500.000 y 2.900.000 de ejemplares.
Es un picapinos grande, mide de 40 a 46 cm de largo y tiene una envergadura de alas de entre 67 y 76 cm. Su plumaje es negro por completo a excepción de en el píleo (parte superior de la cabeza) donde tiene una mancha roja. Los sexos se diferencian en que en el macho la mancha roja del píleo lo cubre por completo y en la hembra solo es roja la parte posterior.

Chova Piquigualda (Pyrrhocorax graculus).

Habita en los Pirineos y Picos de Europa y con menores efectivos en el resto de la franja húmeda. La solemos encontrar graznando en los vertiginosos cortados de los valles. Se distingue de la piquirroja por tener un pico más recto y corto y de color amarillo. Mide 38 centímetros y su alimentación la completa con semillas en pequeñas cantidades. Cría y anida en hendiduras de las rocas y rara vez baja a la llanura o el litoral.

Cuervo (Corvus corax).

Habita y cría en acantilados y enclaves rocosos, que le garantizan seguridad para reproducirse. Es un ave muy atrevida que no duda en atacar a buitres y águilas de mayor tamaño que él cuando pasan por su territorio, a veces sin razón aparente. Mide 64 centímetros y tiene un pico negro muy grande y poderoso. Es un ave omnívora que come de todo, incluso carroña. Cría de febrero a mayo en cornisas rocosas en un nido de barro y ramas.

Búho Real (Bubo bubo).

Es la rapaz nocturna más grande de España, mide de 66 a 71 centímetros y su envergadura ronda de 1,38 a 1,7 m, algo más pequeño que el águila real. Habita en todo tipo de terrenos generalmente en promontorios rocosos, bosques, laderas y estepas, normalmente lejanos al hombre, evitando la presencia de este mismo en lo posible. Construye su nido en cuevas, cornisas o grietas de grandes farallones de rocas. Si el bosque donde vive carece de roquedos donde anidar, utiliza los nidos viejos de otras aves en los árboles donde pone sus huevos entre enero y abril. Se alimenta cazando, al empezar o caer el día, presas que pueden ser tan grandes como el conejo o el urogallo.

Cárabo (Strix aluco).

Habita preferentemente en viejos bosques de frondosas, de coníferas y grandes jardines y parques. Mide 38 centímetros y se alimenta fundamentalmente de pequeños roedores, aves e insectos. Construye su nido en huecos de árboles, nidos de otras rapaces y córvidos y ocasionalmente en construcciones. La puesta se produce entre febrero y mayo. Su ulular nocturno es habitual en las noches de verano cerca de donde habita.